Al igual que las empresas y sus distintos departamentos han experimentado un proceso de transformación tecnológica, el área de marketing también está evolucionando y adoptando la tecnología para mejorar sus procesos . Al mismo tiempo, el avance de la tecnología ha cambiado por completo la forma de consumir de los propios usuarios. Por todo ello, implementar nuevas técnicas de marketing que permitan diferenciarnos en el sector se convierte en una importante ventaja competitiva.

En el ámbito del marketing digital, las nuevas tecnologías nos permiten captar a un mayor número de clientes, fidelizarlos y retenerlos durante más tiempo, además de ayudarnos a cumplir los objetivos con éxito, los timing planificados e incluso implementar diferentes estrategias al mismo tiempo. En definitiva, mejorar la productividad mientras que podemos centrar el esfuerzo en lo que realmente es relevante para nuestros usuarios.

En ese sentido, las nuevas tecnologías permiten una mayor interacción de los clientes con la marca o empresa a través de diferentes canales, los cuales a su vez ofrecen mejores experiencias de usuario.

 

 

Y por supuesto, no podemos olvidarnos de uno de los aspectos fundamentales: el dato . Las herramientas tecnológicas aplicadas al marketing digital nos permiten generar y obtener una enorme cantidad de datos de calidad, mejor acceso a la información y una mayor velocidad de procesamiento. El hecho de tener la oportunidad de contar con métricas y analíticas mucho más precisas, combinadas con la interactividad que proporcionan las herramientas digitales, supone un nuevo mundo de posibilidades. Y sobre todo, se traduce en poder tomar mejores decisiones.

Algunos de los principales conceptos clave de la tecnología aplicada al marketing digital son precisamente los que aprovechan esos datos, y que en definitiva, permiten ofrecer una mejor experiencia de usuario.

En los últimos 4 años la inversión en el mercado de la publicidad digital en España se ha multiplicado por dos. Datos de Telecoming (2019) 

 

El funnel digital

Uno de los primeros aspectos en los que tiene efecto la digitalización es en el funnel o embudo de conversión , el tradicional concepto que los expertos en marketing usan para trazar las acciones que realizan los potenciales clientes, haciendo un viaje de varias etapas que finalmente se pueda materializar en una compra real. En definitiva, define los distintos pasos que debe dar un usuario para cumplir un objetivo que hemos definido previamente, como puede ser registrarse en una web, generar un lead o la realización de una compra.

Este embudo sirve además para conocer qué porcentaje de usuarios se han ido perdiendo en cada uno de los pasos que el usuario debería haber realizado, un dato muy importante para saber en qué etapa tenemos un posible problema o debemos actuar.

Antes de la digitalización se creaban planes y materiales de marketing esperando que fuesen los mejores, ayudados por encuestas o focus group . Solamente podíamos hablar directamente con el cliente si un agente de ventas lograba contactar con un potencial cliente.

Sin embargo ahora, gracias a la transformación digital y la tecnología, el negocio puede tener control sobre cada uno de los pasos del proceso, dando a los especialistas de marketing herramientas con un enorme valor, como es la interactividad y las analíticas.

 

La personalización

 

Otro de los aspectos que la digitalización ha logrado transformar es la forma en la que el marketing digital es capaz de personalizar los contenidos para sus usuarios, de forma prácticamente individualizada . Gracias a la combinación de las analíticas y la interactividad, ahora podemos trazar las acciones y comportamientos de los consumidores y obtener los datos para ofrecer una respuesta personalizada.

Las redes sociales sin duda son una potente herramienta en este sentido, sobre todo si se usan correctamente. En la mayoría de las plataformas sociales tenemos la posibilidad de trazar los intereses de los consumidores, ofrecer recomendaciones e incluso enviar mensajes personalizados basados en su comportamiento online.

 

Automatización basada en inteligencia artificial

 

La tecnología permite a los expertos de marketing automatizar cualquier tipo de proceso, que puede ayudar a saber, por ejemplo, por qué un potencial cliente ha abandonado un proceso de compra en una web.

Las herramientas de automatización (combinadas con el poder de las métricas y analíticas) permiten que podamos supervisar todo el proceso sin interacción ni supervisión humana, lo que significa que aumentaremos la eficiencia y podremos reducir el tiempo de reacción y respuesta.

Las ventajas más valoradas por los consumidores de tiendas online son:

Mejores precios (72%)

Disponibilidad 24h (52%)

Rapidez (44%)

Cuando estas tecnologías reconocen una determinada acción (por ejemplo, el cliente ha abandonado el proceso de compra en un e-commerce en la última etapa), el software puede actuar enviando respuestas personalizadas o cuestionarios al usuario para detectar cuál ha sido el problema concreto (por ejemplo, que no exista la opción de comprar como invitado, sin registrarse).

Este tipo de automatización está evolucionando gracias a la inteligencia artificial , que se aplica ya en todo tipo de herramientas, como por ejemplo los chatbots . No debemos pensar que se trata de un simple “servicio al cliente” virtual, son mucho más, ya que permiten mejorar el rendimiento del departamento de marketing y ventas, así como su capacidad de respuesta y productividad.

 

Customer journey

 

Uno de los conceptos que más ha dado que hablar en el campo del marketing digital es el de customer journey , o el viaje del cliente , una técnica que pone el foco en el análisis del usuario a la hora de establecer la estrategia y acciones concretas. Permite conocer cómo interactúan con la marca los clientes y mejora la toma de decisiones en todas las etapas, desde la atracción y la captación, pasando por la realización de la compra, hasta la postventa.

Cada consumidor realiza su propio viaje a la hora de realizar una compra, un viaje que se ha complicado con la llegada de la digitalización y que no solo es diferente para cada usuario, sino también para cada tipo de negocio.

La clave se encuentra en implantar en nuestro proceso las mismas tecnologías que han transformado todo ese proceso, de forma que podamos identificar las necesidades concretas de los clientes. El avanzado conocimiento que permite la tecnología mejora el funnel de marketing, ya que podemos identificar puntos débiles en ese proceso para mejorarlos.

En definitiva, el cliente es (o debería ser) el centro de la estrategia de cualquier empresa, y la tecnología, el vehículo que nos permite llegar a ellos e interactuar de la forma más rápida, eficiente y con un resultado más satisfactorio.