La posibilidad de que un atacante pueda suplantar identidades, voces, imágenes o vídeos a través de la inteligencia artificial supone un gran riesgo para la sociedad, y especialmente para las empresas.

Los datos son el eje central de las compañías, pero para aprovecharlos, también es importante conocer cuáles son sus desafíos y problemáticas a los que nos enfrentamos, especialmente cuando se trata de la identificación de las personas o suplantaciones de identidad que pueden suponer un riesgo para la empresa.

En este sentido, tanto la inteligencia artificial como la ciberseguridad son dos pilares fundamentales en el proceso de transformación digital de las organizaciones, que deben conocer los riesgos que ésta puede proporcionar.

No hay duda de que la Inteligencia Artificial, el Deep Learning, el Machine Learning son términos que están aquí y que se encuentran en constante evolución. Pero a la vez que facilitan la vida de las personas también hay quien hace un mal uso de ellas. La modificación de imágenes o vídeos para introducir o eliminar ciertos aspectos es una de ella. O la generación de voces que encajan perfectamente con las de otras personas. Ejemplos que ponen de manifiesto que las empresas deben prevenirse para proteger su transformación digital.

Fuente:elevenpaths.com

Ir al informe