Desaparecer de Internet o minimizar nuestra huella digital es posible, sin embargo, esta práctica requiere ser constante y seguir una serie de pasos para ejercer lo que se conoce como “derecho de supresión”, más conocido como “derecho al olvido”. En este artículo se describirán los pasos que deberemos seguir para eliminar nuestro rastro de la Red o, al menos, reducirlo al máximo. Desde la OSI queremos recordar que ponemos a disposición de los usuarios la Línea de Ayuda en Ciberseguridad de INCIBE para dar respuesta a todas las cuestiones relacionadas con nuestra privacidad y seguridad en la Red.

El Reglamento General de Protección de Datos dicta que cualquier persona tiene derecho a solicitar, bajo ciertas condiciones, que los enlaces a sus datos personales no figuren en los resultados de búsqueda en Internet realizada por su nombre. Esta posibilidad es lo que comúnmente se conoce como “ejercer el derecho al olvido” y que, en otras palabras, obliga a los buscadores de Internet, como Google, a dar todas las facilidades para suprimir de la Red cualquier dato personal con cuya publicación no esté de acuerdo la persona interesada.

Fuente: www.osi.es

Ir a noticia original