Para los ciberdelincuentes, cualquier gancho es bueno para intentar robar contraseñas o infectar con malware los equipos. Si está de actualidad más aún. Pasa a ser mejor si juega con el miedo de las personas. Es perfecto cuando juega con la salud y la falta de información de la sociedad. En este caso, el coronavirus se ha convertido en la excusa perfecta para atacar a los usuarios.

Varias empresas de ciberseguridad han detectado envíos masivos de correos electrónicos que decían tener información sobre la evolución del Covid-19, vacunas y demás datos adicionales. El objetivo principal es dar confianza suplantando la identidad de empresas y organizaciones para poder introducir el software malicioso.

Jugar con los sentimientos de las personas no es nuevo, saben perfectamente que es una de las mejores formas que tiene el cibercrimen de atacar a las personas. Es por esto, como recuerdan desde Incibe, que siempre debemos estar alerta. Una de las formas más básicas de detectar que el envío es un fraude es comprobando la dirección desde la que se envía.

Siempre debemos hacer un análisis crítico del mensaje que hemos recibido, nunca considerarlo de fiar por su simple apariencia.

Fuente: retina.elpais.com/

Ir a noticia original