El denominado como “Smart Working” es un modelo de trabajo que une el teletrabajo y las nuevas tecnologías con el objetivo de ofrecer al empleado todas las herramientas posibles para desarrollar su labor con la máxima eficiencia.

El trabajo a distancia es factible (y mejora) gracias a los avances tecnológicos. No hay duda de que el trabajo remoto tiene beneficios para las empresas y los trabajadores, como la optimización y reducción de costes en desplazamientos, tiempo y recursos. El Smart Working añade a las características propias del teletrabajo las herramientas necesarias para que los empleados puedan mejorar su productividad y aprovechar al máximo su tiempo, como por ejemplo tecnologías de chat interno, portal para el trabajador, etc.

De hecho, uno de los primeros beneficios observados tras la correcta implementación de este método es la reducción de costes (gastos en alquileres, material de oficina…).También cabe destacar que la implementación del Smart Working es una manera de fomentar el talento. Gracias a la deslocalización de los puestos de trabajo, encontrar un talento alejado de la oficina central ya no es un impedimento para contratar personas valiosas para nuestra pyme.

Fuente: www.esneca.com

Ir a noticia original