Una de las diferencias más latentes es el espíritu emprendedor de cada país. Según el Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM), Estados Unidos tiene una de las tasas emprendedoras más altas del mundo. España, aunque con una tasa de emprendimiento menor a la estadounidense, va consolidando un ecosistema fuerte. Según datos del Mapa del Emprendimiento 2020 elaborado por Spain Startup – South Summit, emprender en España responde a una opción meditada y vocacional. La mayoría de emprendedores lo hace por oportunidad; solo un 1% se encontraba anteriormente en situación de desempleo. Asimismo, España cuenta con un ecosistema de emprendedores en serie, pues el 63% ya han creado más de dos startups a lo largo de su trayectoria.

Además de esta comparativa sobre el espíritu emprendedor de ambos países, otra de las diferencias más llamativas recae en la burocracia administrativa. De nuevo, según datos del Mapa del Emprendimiento 2020, una de las mayores quejas de los emprendedores españoles son las trabas administrativas para poner en marcha un nuevo negocio: el 67% afirma que la regulación fiscal para startups es una de las principales áreas que necesitan mejorar y un 74% apunta a la necesidad de facilitar el acceso a la financiación.

Fuente: www.muypymes.com

ir a la noticia original