La despoblación es un problema que afecta a varias regiones españolas, que sufren la huida de sus jóvenes a las grandes ciudades en busca de trabajo.Muchos jóvenes españoles se ven obligados cada año a abandonar sus lugares de origen con destino al extranjero o a otras grandes ciudades del país, como Madrid o Barcelona, donde es más probable que encuentren trabajo, y no solo en investigación. La consecuencia más inmediata es que los pueblos de estas regiones, situadas en el centro del país y en la periferia, se vacían y envejecen, ya que los pocos habitantes que quedan son, en general, de edades avanzadas.

Los datos de paro juvenil en algunas zonas de la España vaciada son abultados: en Castilla-La Mancha la tasa es del 36,79%; en Aragón, del 34,37%; en Galicia, del 33,66%, y en Castilla y León, del 31,97%. No hay ninguna solución milagrosa que borre estas cifras, pero sí hay ideas originales sobre la mesa que podrían, al menos, reducirlas.

.Fuente: www.businessinsider.es

Ir al artículo original