La caída del SEPE mediante un ataque de Ransomware ha sido portada en medio mundo ante la importancia de los servicios digitales de un organismo crítico para el funcionamiento del estado español, promotor de las políticas de empleo y gestor de las demandas de desempleo, subsidios o los ERTE tan necesarios en plena pandemia. Además, el SEPE maneja datos sensibles de millones de personas, administraciones y empresas, que en caso de ciberataques pueden verse comprometidos.

El Ransomware es un ataque informático que infecta un ordenador personal, smartphone (o cualquier dispositivo electrónico) con el objetivo de bloquear su funcionamiento y/o acceso a una parte o a todo el equipo. Su característica más distintiva es que se apodera de los archivos mediante un sistema de cifrado para impedir el acceso de su propietario. A partir de ahí, los ciberdelincuentes exigen al usuario una cantidad de dinero como “rescate” para liberarlos.

Fuente: www.muycomputer.com

Ir al artículo original