Que la Covid-19 ha acelerado la reinvención de muchos sectores de actividad no es ningún secreto. Pero entre los verticales que más han tenido que reimaginar sus procesos, encontramos sin duda al comercio físico. A los cambios introducidos por la pandemia se le suma la tendencia al alza del e-commerce y los nuevos hábitos de los consumidores, alejados del establecimiento comercial al uso.

Ante estos retos, el sector se ha echado la manta a la cabeza y ha apostado por la innovación digital como la vía para atraer al consumidor de nuevo a los establecimientos físicos. Un abordaje de lo digital que confluya con lo físico en lo que se ha venido a llamar la omnicanalidad. O, dicho de otro modo, acercar la mejor experiencia al cliente, sea cual sea el canal por el que prefiera interactuar con la marca.

Fuente: www.elespanol.com

Ir a la noticia original