En tiempos de COVID-19, la población sigue siendo vulnerable a otra particular pandemia: la ciberdelincuencia. Empresas, organizaciones y usuarios son el blanco de los ataques que buscan apropiarse de los datos personales y de la información confidencial. Los expertos recomiendan permanecer atentos. Durante los tres primeros meses de 2020, el cibercrimen se incrementó en un 40% en nuestro país, de acuerdo con IBM X-Force IRIS, un porcentaje que se elevó hasta el 125% en Europa.

Con estas cifras, y la perspectiva de que el teletrabajo se consolide como fórmula y de que el e-commerce continúe creciendo, la protección de datos se consolida como uno de los mayores desafíos de las empresas en este 2021.

Fuente: www.lavanguardia.com

Ir a noticia original