Los KPIs son indicadores de cumplimiento de objetivos estratégicos. Por tanto, si no has definido previamente cuáles son tus objetivos, difícilmente vas a dar con los KPIs para eCommerce adecuados para saber si vas camino de cumplirlos o no. De hecho, un fenómeno muy habitual es el exceso de información. Manejar muchos datos pero no ser capaz de extraer conclusiones de ellos, porque no tienes claro qué es lo que quieres conseguir. Así que primero tómate tu tiempo en definir cuál es tu estrategia y cuáles tus objetivos, tanto si hablamos de tu negocio en general como si se trata de una acción o promoción en concreto.

Las ventas son el resultado de un proceso que tiene muchas etapas, y es ahí donde debes actuar, en cada una de esas etapas, tomando decisiones cuyo resultado final será un nivel de ventas determinado. Y en cada una de esas etapas tienes que tener un indicador que te diga si estás cumpliendo lo que te proponías o no.

Esa es la utilidad real de los KPIs, convertirse en un cuadro de mandos de tu negocio, al igual que un coche no nos informa sólo de la velocidad a la que vamos, sino que tiene multitud de indicadores y luces rojas que se encienden si algo va mal, porque los sensores que captan los datos le dicen al cerebro electrónico del coche que algo no funciona y éste responde encendiendo una luz roja en el panel de instrumentos.

Fuente: marketing4ecommerce.net

Ir al artículo original