La ubicación del centro de intercambio de datos tiene una gran relevancia como nexo de unión entre los usuarios. Sin embargo no puede olvidarse que necesitan de importantes recursos de energía, además de espacio. Esto lleva en ocasiones a situarlos en lugares remotos o peculiares, como estos cinco que nunca imaginarías:

  • Una mina en Noruega ha sido la solución que han encontrado para determinar un espacio que además pueda estar operativo permanentemente, sin interrupciones.
  • Una catedral ortodoxa en Finlandia. Las bajas temperaturas en los cimientos ayudan al enfriamiento de los servidores, los cuales además aportan calor suficiente para edificios de la zona.
  • En un búnker en Suecia, de la época de la Guerra Fría. Sus condiciones de protección frente a ataques son indiscutibles.
  • En el Círculo Polar Ártico. Siendo conscientes de la importancia de la refrigeración de sus sistemas decidieron situarlo en un lugar que ayudase en este sentido por sus condiciones climáticas.
  • Bajo el agua. Todavía está en pruebas, este proyecto busca dar solución de esta forma a más de la mitad de la población, que vive en un radio de 200km de la costa.

Fuente: innovadores.larazon.es

Ir a noticia original