En un mundo dominado por la digitalización y donde la información no deja de cobrar protagonismo, el sector de los centros de datos está en plena expansión y crecimiento, y con él se está produciendo un incremento en la demanda de energía. Las instalaciones consumen cada vez más recursos para ser capaces de mantener los niveles de conectividad que demanda la época actual, una tendencia que confirman los propios datos.

Según el informe anual Cisco Visual Networking Index, el tráfico IP global alcanzará los 4,8 Zettabytes para 2022, y según estimaciones de Cushman & Wakefield, en la última década se han añadido unos 100 mil millones de dólares al valor del negocio de los centros de datos. En concreto, resulta significativo el crecimiento de los centros de datos modulares, sector que según un estudio crecerá a una CAGR (tasa de crecimiento anual compuesto) del 22,3% en la próxima década.

Fuente: www.revistacloudcomputing.com

Ir a noticia original