Las empresas que apuestan por los sistemas basados en Big Data, están utilizando cada vez más los datos masivos para mejorar las operaciones, proporcionar un mejor servicio al cliente o crear campañas de marketing segmentadas y adaptadas a las experiencias y preferencias específicas de los usuarios.

Las empresas que utilizan Big Data poseen una ventaja competitiva potencial sobre aquellas que no lo hacen, ya que pueden tomar decisiones comerciales más rápidas y con más información, siempre que utilicen los datos de manera efectiva. Proporciona a las empresas conocimiento, basado en información valiosa extraída de diferentes fuentes de datos, el cual puede ser utilizado para refinar estrategias, campañas y técnicas que ayuden en la toma de decisiones empresariales.

La utilización de Big Data permite a las empresas centrarse cada vez más en el cliente. Los datos históricos y en tiempo real se pueden utilizar para evaluar las preferencias cambiantes de los consumidores, lo que permite a las empresas actualizar y mejorar sus estrategias de marketing y responder mejor a los deseos y necesidades de los clientes.

 

Big data también es utilizado por investigadores médicos para identificar factores de riesgo de enfermedades y por médicos para ayudar a diagnosticar enfermedades y afecciones en pacientes. Además, los datos derivados de los registros electrónicos de salud, las redes sociales, la web y otras fuentes brindan a las organizaciones de atención médica y a las agencias gubernamentales información actualizada sobre amenazas o brotes de enfermedades infecciosas.

En la industria energética, los grandes datos ayudan a las compañías de petróleo y gas a identificar posibles ubicaciones de perforación y monitorear las operaciones de las tuberías; asimismo, las empresas de servicios públicos lo utilizan para rastrear redes eléctricas. Las empresas de servicios financieros utilizan sistemas de Big Data para la gestión de riesgos y el análisis en tiempo real de los datos del mercado.

Los fabricantes y las empresas de transporte confían en los sistemas Big Data para gestionar sus cadenas de suministro y optimizar las rutas de entrega. Otros usos del gobierno incluyen respuesta a emergencias, prevención del delito e iniciativas de ciudades inteligentes.

«Sin datos, solo eres otra persona con una opinión » W. Edwards Deming

El desafío de su uso

Además de la capacidad de procesamiento y los problemas de costos, el diseño de una arquitectura de Big Data es otro desafío común para las empresas. Los sistemas de Big Data deben adaptarse a las necesidades particulares de la organización, una tarea de bricolaje que requiere que los equipos de TI y los desarrolladores de aplicaciones integren un conjunto de herramientas de todas las tecnologías disponibles.

La implementación y la administración de sistemas de Big Data también requieren nuevas habilidades en comparación con las que poseen los administradores actuales de bases de datos (DBA) y los desarrolladores centrados en el software relacional.

Ambos problemas pueden aliviarse mediante el uso de un servicio en la nube administrado, pero los gerentes de TI deben vigilar de cerca el uso de la nube para asegurarse de que los costos no se salgan de control. Además, migrar conjuntos de datos locales y procesar cargas de trabajo a la nube suele ser un proceso complejo y costoso en sí mismo para las organizaciones.

Hacer que los datos en los sistemas de Big Data sean accesibles para los científicos de datos y otros analistas también es un desafío, especialmente en entornos distribuidos que incluyen una combinación de diferentes plataformas y almacenes de datos. Para ayudar a los analistas a encontrar datos relevantes, los equipos de TI y análisis deben trabajar en la creación de catálogos de datos que incorporen funciones de gestión de metadatos y enlace de datos.

La calidad de los datos y la gestión de los mismos deben ser una prioridad para garantizar que los conjuntos de Big Data sean limpios, confiables, consistentes y se usen correctamente.

El valor generado que se pueda extraer del uso del Big Data, en última instancia, depende de las personas que estén detrás de su comprensión. Formular las preguntas adecuadas es fundamental para extraer el conocimiento necesario en cada caso.

Su regulación

Las empresas no tuvieron durante mucho tiempo una regulación o unas restricciones sobre los datos masivos que estaban recopilando de sus clientes, a medida que la recopilación y el uso de big data estaba aumentado, también lo hacía el uso indebido de todos esos datos.

Las continuas violaciones de la privacidad personal y los abusos de su utilización llevaron a la Unión Europea a aprobar el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), en vigor desde mayo de 2018, el cual fija una limitación a los tipos de datos que las empresas pueden recopilar y obligan al consentimiento expreso de las personas para su aceptación y el cumplimiento de otros motivos legales específicos para la recopilación de datos personales.

El RGPD también incluye una disposición sobre el derecho al olvido, que permite a los residentes de la UE solicitar a las empresas que eliminen sus datos personales recopilados.

 

Video recomendado

 

La perspectiva humana que hace falta en Big Data

¿Por qué toman malas decisiones tantas empresas, aún cuando tienen acceso a una cantidad sin precedente de datos? Con historias desde Nokia hasta Netflix y los oráculos de la antigua Grecia, Tricia Wang desmitifica las grandes bases de datos e identifica sus debilidades, sugiriendo que en vez de en ellos nos concentremos en los «datos densos» (percepciones humanas valiosas, no cuantificables) para tomar las decisiones comerciales correctas y prosperemos en lo desconocido.