30Es una realidad que la inversión en transformación digital en la empresa supone cambios influyen en la productividad y la eficiencia. Especialmente cuando se realizan inversiones en servicios tecnológicos bajo demanda, que ofrecen nuevas e interesantes oportunidades, especialmente para las pymes. Entre ellas, poder adoptar un modelo con mayor flexibilidad, ya que las empresas pueden adquirir solamente aquello que necesitan, y en el momento en que lo requieren, sin invertir más de la cuenta. Además, evita que las empresas tengan que asumir los costes de la obsolescencia de estos recursos, lo que supone una ventaja competitiva muy grande para las pequeñas y medianas empresas.

Por otro lado, la propia economía digital permite una mayor innovación y competitividad. El acceso a aplicaciones que antes eran muy costosas, ahora son mucho más asequibles y accesibles a través de servicios en la nube. Y de nuevo, se pueden adquirir con mucha mayor flexibilidad, lo que anima a empresas más jóvenes o en crecimiento a invertir en tecnologías para su transformación digital.

En definitiva, la digitalización es un motor de entrada y de creación de nuevas empresas, especialmente pequeñas y medianas, que se encuentran con menos costes de entrada en forma de requisitos de inversión en tecnologías de la información y la comunicación, lo que les facilita además la entrada al mercado.

Fuente: bbvaresearch.com

Ir a noticia original