Ocurrió en Estados Unidos, un informático utilizaba su posición y sus conocimientos para provocar fallos en los sistemas de la empresa que él mismo debía de solucionar. Instalaba bombas lógicas en las hojas de cálculo personalizadas que diseñaba para su empresa, para poder corregirlos él mismo y tener más trabajo.

 

 

Ir a noticia original