El desarrollo de aplicaciones exige conocimientos técnicos, habilidades de marketing y lo mismo que cualquier aventura empresarial: un plan de negocio con sentido común. En muchas ocasiones, los desarrolladores de app se centran en los lenguajes de programación y en la interfaz de usuario, pero descuidan la parte fundamental de cualquier negocio.

 

Ir a noticia original