Nacho Rodríguez

Fundador de repeople, presidente de la Asociación Canaria de Espacios Colaborativos y miembro de la Asociación Mundial de Teletrabajo

«Estamos ante el mayor cambio en el mundo laboral desde la revolución industrial». Es una frase que he repetido en innumerables ocasiones, pero no recientemente. Es algo que siempre he tenido presente desde hace años, desde que empecé de manera más profesional a desarrollar un ecosistema para teletrabajadores en Canarias hace ya cinco años. La transformación que estamos viviendo trasciende al sector del trabajo, porque afecta al urbanismo, a la movilidad, a la manera en la que concebimos el turismo, y muchos otros aspectos de nuestra vida diaria. Con estos datos, recopilados de diferentes estudios y fuentes, entenderán mejor de qué hablo:

  • Hemos pasado de cifras de entre el 5 y el 10% de implementación del teletrabajo, o al menos a tiempo parcial, a rondar el 35 y 40% tras esta crisis sanitaria en nuestro país.
  • 59 millones de personas en el mundo están considerando unirse al movimiento nómada digital en los próximos tres años.
  • El 74% de las empresas planean cambiar permanentemente al trabajo remoto después de la Covid.
  • En Europa, el 40% de la población activa trabaja de forma remota.
  • 125 millones de personas trabajaron de forma remota en EEUU, Canadá y Europa debido a la pandemia.
  • Al 54% de las personas que trabajan de forma remota ahora les gustaría seguir haciéndolo después de la pandemia.
  • Canarias podría recibir hasta un millón y medio de turistas teletrabajadores anualmente.
  • El 30% de los profesionales se cambiaría de trabajo si le ofrecen un modelo flexible.
  • El teletrabajador de EEUU ahorra una media de 7.000 dólares al año solo en desplazamientos, comida, ropa, guardería.
  • En 2018, el ahorro de costes en EEUU para las empresas que permiten el teletrabajo se cifró en 5.000 millones de dólares.

Desde repeople entendemos que comprender e interiorizar estas nuevas tendencias puede suponer una gran oportunidad de crecimiento para su empresa. Y no nos referimos únicamente a adoptar el teletrabajo en su propia estructura para impulsar su productividad, reducir considerablemente los gastos derivados de los desplazamientos y el mantenimiento de oficinas o mejorar la conciliación. Hablamos, además, de las infinitas posibilidades que se abren ante nosotros, especialmente, aquellas relacionadas con la atracción de talento a nuestra comunidad, profesionales internacionales que nos ayuden a construir un ecosistema próspero en Canarias y a generar nuevas oportunidades y negocios derivados de esta transformación.

Sin olvidar al joven talento emergente que ya no tiene porqué emigrar y buscar fuera del Archipiélago su crecimiento profesional. Ahora puede, desde aquí, trabajar para grandes multinacionales o desarrollar su propio negocio internacional. Porque ya no importa donde esté el talento. La ubicación geográfica o el estatus social ya no son una limitación para que cualquier persona pueda alcanzar oportunidades acordes a sus aptitudes y actitudes y su propósito en la vida.

Las pymes canarias pueden aprovechar esta transformación para apostar por la flexibilidad laboral, convirtiéndose en organizaciones más ágiles, flexibles y consiguiendo retener a sus mejores talentos, así como ampliando su pool de talento a nivel global, derivado también en la mejora de la capacidad para exportar productos y servicios a nivel internacional.

La adopción global del teletrabajo también supone que muchos canarios que han tenido que emigrar para encontrar oportunidades laborales acordes a su capacitación, podrán volver a formar parte de nuestra comunidad, con el impacto socio-económico que esto supone, frenando a su vez la fuga de talento que hemos sufrido en las últimas décadas, y a su vez reteniendo y generando oportunidades para los jóvenes talentos que generan nuestro sistema educativo.

De hecho, solo aquellas empresas que ofrezcan modelos de trabajo flexibles podrán captar y retener al mejor talento global. Las entidades que podrán triunfar serán aquellas con equipos motivados, flexibles y comprometidos.

«Las pymes canarias pueden aprovechar esta transformación para apostar por la flexibilidad laboral, convirtiéndose en organizaciones más ágiles, flexibles y consiguiendo retener a sus mejores talentos».

Ahora bien, refiriéndonos al primer aspecto, implantar esta modalidad laboral puede ser contraproducente si no se ejecuta correctamente. El teletrabajo mal gestionado puede derivar en la merma de la productividad o el aislamiento del empleado. Es importante contar con las herramientas adecuadas para gestionar los procesos, la comunicación, el desarrollo del negocio o prevenir la percepción de distancia entre los trabajadores.

Hay dos claves fundamentales para gestionarlo de la mejor manera posible: la comunicación y la cultura virtual.

Estas son algunas de nuestras recomendaciones:

  • Emplea todo el tiempo que sea necesario en definir y comunicar bien lo que esperas de cada miembro de tu equipo.
  • Pasa de un modelo de gestión reactivo a proactivo, utiliza tu instinto y experiencia para adelantarte a cualquier situación, para que el trabajo de tu equipo fluya de la mejor manera posible.
  • Asegúrate de que seleccionas las plataformas de colaboración digitales que permiten a tu equipo trabajar de manera eficiente. Invierte en formarte y en formar al resto del equipo para utilizarlas adecuadamente.
  • Promueve el feedback interno y las consultas. Un miembro del equipo virtual que tenga miedo a preguntar por no molestar pasa a ser un miembro totalmente improductivo.
  • Respeta la productividad de tu equipo minimizando las interrupciones, conociendo sus rutinas de trabajo y utilizando herramientas que facilitan la comunicación asíncrona.
  • Utiliza los diferentes canales de comunicación de manera correcta y en el momento adecuado, según la importancia del mensaje, el volumen de información que quieras compartir, la urgencia con la que necesites una respuesta y si se trata de un asunto que sea conveniente debatir.

En cuanto a la cultura virtual, no podemos esperar pasar del presencial a virtual de la noche a la mañana. Nuestros consejos en este caso serían:

  • Construye un sentimiento de liderazgo compartido. Se debe ofrecer la libertad de tener iniciativas propias y pensamiento crítico.
  • Todos deben asumir la misma cultura, asumir las mismas normas de comunicación y acceder al mismo número de oportunidades.
  • No olvides que tu equipo virtual sigue siendo un equipo de seres humanos, no de robots. Es muy importante llevar al campo virtual todas aquellas “pequeñas cosas” que hacen de tu equipo un grupo humano cohesionado y comprometido.

Es cierto que no todo está en manos de los empresarios, pymes o autónomos. La economía canaria, basada en exceso en el sector servicios, se ha encontrado con el freno de la brecha digital y que muchos aspectos no pueden llevarse al entorno virtual. Por este motivo, y dentro de la estrategia de recuperación económica, las instituciones deben apostar por un modelo de economía del conocimiento. Se debe poner solución, además, a las altas cuotas de los autónomos y a las trabas que se ponen a los emprendedores. Hay que activar el ecosistema emprendedor, que se facilite la atracción de talento freelance, que se flexibilice y se incentive su trabajo.

Las pymes canarias están en el lugar idóneo para aprovechar esta oportunidad.

Somos el destino perfecto para los teletrabajadores, lo somos desde hace años, ellos lo saben y nos valoran. El Archipiélago cuenta con una de las mejores conexiones a internet del país y de Europa, a nivel o por encima de otras grandes ciudades en el mundo. Envidiables conexiones digitales, pero también físicas, gracias a su conectividad aérea.

Aunque, sin duda, Canarias aglutina diversos factores y valores que promueven una altísima calidad de vida: el clima, la diversidad de paisajes y actividades que se pueden realizar, la calidad educativa a nivel público y privado, sin olvidar que estamos ante uno de los destinos más seguros del mundo. Sin duda, ofrece una propuesta de valor difícil de copiar por otras regiones.

Los coworking y coliving que se han ido creando en nuestro archipiélago han jugado un papel clave en el ecosistema que sustenta a la comunidad internacional de teletrabajadores de Canarias. Actualmente hay más de un centenar de estos espacios repartidos por todas las islas. Se han convertido en un punto de conexión con el entorno local, lugares donde no solo comparten el espacio de trabajo, también los recursos, proyectos e ideas. Y es que estos profesionales buscan algo más que un sitio con wifi, buscan perfiles con sus mismas inquietudes e integrarse. Por tanto, la actividad que se genera puede llegar a trascender estos espacios. El roce diario entre coworkers y las palancas de colaboración del sector privado han ayudado a activar oportunidades profesionales. Por tanto, encontramos aquí el lugar perfecto para que las pymes canarias, deslocalizadas, creen nuevas sinergias laborales a escala global.

Por todos estos motivos, y a raíz especialmente de la pandemia, y a que nuestras cifras de contagios nos han posicionado por delante de otros destinos competidores, hemos recibido una avalancha de remote workers. Estamos registrando un crecimiento mensual de entre el 10 y el 15%… y no para de crecer.

Sin duda, Repeople Conferece 2021 que celebraremos el 28 y 29 de octubre, colocará a Canarias, más que nunca en el epicentro mundial del trabajo remoto. Esta sexta edición contará con los mayores expertos del mundo en esta materia. Este evento le ayudará a ahondar más en todo lo que el teletrabajo puede suponer para su empresa o, incluso, encontrar en este espacio esa oportunidad laboral que hará despegar su negocio.

El teletrabajo ya no es el futuro, es el presente. Estamos convencidos de que es un movimiento imparable por todo el valor económico y social que genera. Y sabemos que las empresas canarias están ante una gran oportunidad que no deberían desaprovechar.