Esta nueva técnica de fraude cibernético se basa en el envío de mensajes de textos fraudulentos con el fin de robar la identidad del usuario. El ciberdelincuente se hace pasar por una entidad bancaria o por una institución pública e intenta robar los datos del usuario, indican desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE).

Para evitar caer en las trampas del ‘smishing’ hay que recordar que, a través de este sistema, nunca se solicitarán ni enviarán datos sensibles.

Fuente: Cinco Días

* El texto anterior es sólo un pequeño extracto o avance de la noticia o artículo original. Acceda al contenido completo en la fuente de origen a través del enlace a continuación.

Ir a la noticia original

Valora este post