Es una realidad que las nuevas tecnologías forman parte ya de nuestra vida, tanto en los hogares como en los puestos de trabajo, cambiando la forma en la que interaccionamos con el resto de las personas, y con los propios dispositivos. La inteligencia artificial es precisamente una de las tecnologías que más cambios ha provocado en todos los sentidos. Muchos hogares cuentan con los denominados “asistentes personales” que previamente se habían instalado en nuestros dispositivos móviles.

En el ámbito profesional, también hay numerosos ejemplos. Uno de los más llamativos es la aplicación de la inteligencia artificial a las entrevistas de trabajo. Para que nos hagamos una idea, ya en 2018 el 40% de las grandes compañías a nivel mundial usaban aplicaciones y herramientas de inteligencia artificial en sus procesos de selección.

Estas incluyen desde juegos para que el aspirante demuestre sus capacidades hasta pruebas que ayudan a ponerle en distintas situaciones. La principal ventaja para las empresas de estos sistemas es la reducción de los tiempos de contratación, que puede llegar hasta un 75%. También sus costes, que se pueden reducir hasta un 25%.

La reducción de los costes de este tipo de sistemas supondrá que en un futuro más empresas utilicen este tipo de aplicaciones. Así que los candidatos no solo deberán prepararse a conciencia las entrevistas de trabajo para causar una buena sensación a un entrevistador “de carne y hueso”, sino también tener en cuenta las capacidades y aptitudes que valorará la inteligencia artificial.

Fuente: blogthinkbig.com

Ir a noticia original