El concepto de Employee Experience (EX) o Experiencia de Empleado se está ganado un puesto importante en los departamentos de Recursos Humanos de las empresas. Las grandes son las que lo están empezando a implementar, pero sin duda las pequeñas y medianas empresas pueden obtener valiosos aprendizajes de este método para implementarlo.

Se trata de nueva tendencia que pone el foco en la persona y la sitúa en el centro de la estrategia del negocio. Para que sea desarrollada adecuadamente es imprescindible apoyarse en herramientas tecnológicas que permitan medir, analizar, evaluar e impulsar este aspecto.

Algunas de estas tecnologías son las herramientas colaborativas, que permiten medir y valorar la experiencia del empleado, permitiendo además que se sienta libre y tenga la oportunidad de poder manifestar sus ideas. Incluso, valorar los procesos de la compañía que le afecten, interactuar con  los estamentos de la empresa y mostrar su opinión.  En este sentido se destacan las herramientas web móviles o apps corporativas que permitan a los empleados sentirse parte de la compañía.

Los expertos aconsejan que independientemente de las soluciones que se elijan, antes de que se vayan a implantar deben ir acompañadas de un cambio cultural y de modelo organizativo.

Fuente: equiposytalento.com

Ir al informe