Salvador Gallarte Alepuz

Gerente Leadertecna Ingenieros

 

En el actual contexto económico, las políticas de incentivos fiscales a la I+D+i se consideran como uno de los más potentes instrumentos de apoyo empresarial.

El Ministerio de Ciencia e Innovación pone en marcha los instrumentos necesarios para impulsar la innovación a través de ayudas y deducciones fiscales, principalmente.

Las deducciones fiscales por I+D+i son uno de los más potentes instrumentos de apoyo empresarial. Facilitan la inversión en actividades innovadoras mediante una reducción considerable del coste fiscal para las empresas. Actualmente existe la posibilidad de monetizar la deducción fiscal con una quita del 20%. Esta opción es muy interesante para empresas que puedan tener bases imponibles negativas. Optando por la «monetización» podrán recuperar en dinero parte de la deducción generada.

En el ámbito nacional el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) cuenta con diversos instrumentos para la financiación de proyectos de I+D+i y de creación y consolidación de empresas de base tecnológica. Ofrece a las empresas préstamos con cobertura financiera de hasta el 85% del presupuesto total con interés fijo (Euribor a 1 año) y con un tramo no reembolsable de hasta el 33%.

El CDTI evalúa proyectos de I+D desarrollados por empresas, independientemente de su sector de actividad y analiza su financiación en condiciones muy ventajosas. Las entidades que pueden recibir financiación son sociedades mercantiles con capacidad técnica para desarrollar un proyecto de investigación, desarrollo o innovación tecnológica y capacidad financiera para cubrir con recursos propios un mínimo del presupuesto total del proyecto.

Entre las iniciativas europeas, el programa Horizonte Europa ofrece la oportunidad, a todas las empresas españolas, de lanzar proyectos colaborativos o individuales y promover una mayor conexión del sistema de innovación español con Europa.

Además de las deducciones por I+D+i en el Impuesto de Sociedades y CDTI, existen numerosas fuentes de financiación pública: europeos, nacionales o regionales para ayudar a las empresas a financiar sus procesos de innovación. Estas ayudas están generalmente sujetas a convocatorias específicas tanto en temática como sector, en los que se ha de presentar en plazo la documentación solicitada.

Cualquiera de estas ayudas supone un incentivo interesante para la realización de actividades innovadoras, es por ello que desde Leadertecna Ingenieros recomendamos a las empresas que utilicen estas herramientas y ventajas fiscales como la vía más adecuada para financiar su I+D+i.

Por otro lado, no podemos dejar de hablar de los Fondos de Recuperación Europeos o Next Generation EU que constituyen un instrumento de emergencia aprobado por el conjunto de Estados miembros de la Unión Europea (UE).

NextGenerationEU tiene como objetivo responder de manera conjunta y coordinada a una de las peores crisis sociales y económicas de nuestra historia y contribuir a reparar los daños causados por la pandemia. Con estos fondos, la Europa posterior a la COVID-19 debe ser más ecológica, más digital y más resiliente a los cambios y retos del futuro.

Los fondos Next Generation EU contarán con 750.000 millones de euros que serán repartidos entre los diversos países de la UE. A España le corresponden 150.000 M€ en el periodo 2021-2026: 82.700 M€ en subvenciones y 67.300 M€ en préstamos.

Se han definido cuatro pilares en los que canalizar los fondos: transformación digital, transición ecológica, cohesión social y territorial e igualdad.

Nos encontramos ante una oportunidad única, un momento excepcional, donde las opciones y decisiones que tomemos hoy definirán el futuro para la próxima generación. Tanto desde fórmulas de colaboración público-privada como mediante la participación en proyectos impulsados por las Administraciones, las compañías españolas están llamadas a participar en un proceso de gran envergadura que transformará nuestra economía. Debemos aprovechar la oportunidad que nos brinda Europa a través de Next Generation EU.

Pero aún nos queda un largo camino por recorrer y para ello creemos que es necesario aclarar ciertos aspectos:

  • La I+D+i que financia la administración pública, no sólo es la que se desarrolla en prestigiosos laboratorios y por importantes científicos, existen inversiones que día a día se realizan en las empresas que también son merecedoras de esta financiación: inversiones en mejoras, desarrollos de sistemas propios, adquisición de equipos y programas, hardware y software –compra ERP, SGA o CRM-, implantación de mejoras tecnológicas, contratación o subcontratación de expertos, adquisición de dispositivos para la gestión y dispositivos GPS….
  • Es muy importante conocer que el importe susceptible de subvención o financiación no sólo es el invertido directamente en la mejora, también cuentan todos los gastos en Recursos Humanos implicados directa e indirectamente, materiales fungibles, gastos generales asociados, etc., de modo que con un proyecto bien gestionado el importe obtenido como beneficio puede llegar a ser superior a la inversión que ha sido origen del mismo.
  • Las principales vías de obtención de estos beneficios son a través de las deducciones fiscales (actualmente convertibles en dinero directo -monetización-) y también a través de programas de ayudas comunitarios, regionales, nacionales e internacionales, en los que, dependiendo de la naturaleza del gasto, se puede conseguir préstamos blandos y subvenciones.

Es de creencia habitual, por parte de algunos responsables de pymes que hay empresas que, por su actividad, no son susceptibles de optar a estos beneficios que ofrece la I+D+i.

En este caso, nuestra recomendación es que se recurra a una consultora especializada, para que la misma le realice un diagnóstico y de este modo sepa con certeza, si dispone de dicha oportunidad. Lo habitual es que dicho diagnóstico tecnológico sea gratuito y nuestra experiencia nos indica que, en la mayor parte de los casos, se han descubierto beneficios que han cambiado la cuenta de resultados de la empresa.

«Nos encontramos ante una oportunidad única, un momento excepcional, donde las opciones y decisiones que tomemos hoy definirán el futuro para la próxima generación».

Para finalizar, mostramos un ejemplo de financiación real de una pyme canaria:

Con unos costes externos para la implantación del proyecto de 40.000€ se puede obtener un presupuesto total del mismo de más de 100.000€ (al añadir el costo del personal interno que participa en el proyecto, así como otros gastos). La empresa podría obtener, previa certificación del proyecto, un ahorro fiscal que va desde el 45% (45.000€) -si el proyecto es certificado como IT- hasta un 75,6% (75.600€) -si el proyecto es calificado como I+D-.

Así mismo, dependiendo de la naturaleza del gasto, se obtendrían unos rendimientos adicionales: préstamos blandos a un interés de Euribor a un año +0,2% y subvención de 5% en el caso de IT y préstamos a un interés del 0% en el caso de I+D, además de una parte importante de subvención (hasta un 33%), en este último caso. Y un apunte importante: estos beneficios son adicionales a los propios beneficios que la mejora implantada va a producir en el día a día de la operativa de la empresa.

No podemos dejar pasar esta oportunidad. Aquellas empresas que en un momento dado han dudado o dudan de iniciarse en un proyecto de Investigación, les animamos a que se alejen de esas dudas y emprendan el camino de incrementar su rentabilidad y cambiar su cuenta de resultados a través de la inversión e investigación tecnológica.