Lito Navarro Salinas

Consultor de Innovación

 

Quizá uno de los retos que más se ha propagado en cualquier negocio es la reutilizada y manida frase de transformación digital. Tantas veces la hemos escuchado que ha perdido su propósito.

Me gustaría recuperar el propósito que tenía, aportando mi visión respecto a la misma. Creo que solo se transforman digitalmente aquellos negocios que son digitales. Negocios de software, negocios que sin un entorno digital no podrían ofrecer sus servicios, negocios que fundamentan su actividad, sea cual sea, en un ecosistema digital, que sin el cual no existirían.

Esta reflexión me lleva a que una empresa de zapatos tradicional no se transforma digitalmente. Adopta las soluciones que se están forjando en los ecosistemas digitales, para mejorar sus procesos, abaratar costes, ser más ágil en el diseño de nuevos productos y servicios, y llegar a muchos mas clientes que no haría sin valerse de los entornos digitales.

Eso es lo que denomino CONVERGENCIA DIGITAL. Es la tendencia del estado del arte de la tecnología, la tendencia a converger para amplificar las capacidades que tienen por si solas las iniciativas con entidad suficiente como para ser clasificadas como tendencias (la inteligencia artificial, el Big Data, la impresión 3D, las tecnologías inmersivas, computación cuántica, visual computing…) y las derivadas que van surgiendo de cada una de ellas, casi siempre clasificadas en casos de uso considerados de interés general de una industria o globales.

¿Por qué insisto en mis sesiones respecto a este cambio de visión, foco, o diferente forma de mirar cómo resolver el mismo reto? Porque creo que cuando cambiamos el prisma con el que miramos cómo afrontar los retos, activamos de forma mucho más intuitiva el proceso de innovación que todos llevamos dentro, y esa forma natural de extraer y activar el talento da mejores resultados.

Luego, no hay que preocuparse por transformarse digitalmente y llamar a los de IT con urgencia para que hagan un plan. Hay que buscar un/a explorador/a, observador/a que ponga el radar en la evolución de la convergencia digital y traduzca esa convergencia en el conjunto de soluciones que resuelven los RETOS de nuestro negocio, para tenerlos presentes de forma continuada.

Para que esto ocurra debemos tener muy claros, con anterioridad, los retos a los que nos enfrentamos, y cómo y dónde influyen en nuestro negocio. Yo aconsejo, hacer una aproximación multi-entrada de información. El saber hacer que se tiene dentro del negocio, el saber hacer tecnológico del negocio, la visión interna de lo que debería ser nuestro negocio según esos criterios previos. Y a todo ello añadirle toda la información externa posible: estudios de mercado, competencia y tendencias no solo del sector, sino también de aquellos intrusos que están disrumpiendo en el sector, para comprender cómo lo hacen y si podemos luchar en ese hueco y cómo. Se trata de adoptar y aplicar metodologías, y después las soluciones tecnológicas.

«Es necesario traducir las tecnologías en casos de uso favorables para nuestro negocio, en lugar de importarlas sin más, solo porque estén en un ‘check list’ tecnológico».

Mi intención es que cambiemos la forma con la que adoptamos tecnologías en nuestros negocios. Que lo hagamos desde la comprensión de la convergencia de tecnologías como una actividad que tiene su propio desarrollo, a veces orientado a casos de uso que nos favorecen, y en la gran mayoría de las ocasiones nos son desfavorables. De ahí la necesidad de traducir esas tecnologías en casos de uso favorables para nuestro negocio, en vez de importarlas sin más, solo porque estén en un check list tecnológico.

El metaverso

Sí, esto nos obliga a predecir, a adelantarnos, a prever qué puede ocurrir. Y esta necesidad abre la puerta al siguiente concepto del que os quería hablar, como uno de los ejemplos de convergencia digital más relevantes: EL METAVERSO. Así lo denominan, pero como soy un poco rebelde con encasillar conceptos, prefiero hablaros de cómo lo veo yo.

¿Os imagináis que pudierais simular la actividad de vuestro negocio en un entorno virtual, con todos los comportamientos y todos los factores que influyen en el mismo, con capacidad para ajustar parámetros que devolverán diferentes resultados y que, de esa forma, podáis definir estrategias que reduzcan la incertidumbre y permitan desarrollar tu negocio de forma más eficaz? Pues por ahí van los tiros.

Poder ser el actor que más te convenga en los procesos de vida de tu negocio, para comprender los desafíos a los que se enfrenta y resolverlos con una de las armas mas poderosas que hay que es la EMPATÍA.

Un mundo paralelo, en un entorno virtual, un gemelo digital de vida, que nos permita prepararnos con anterioridad a los cambios que pueden acontecer e influyen en nuestro negocio. Que nos permita cambiar parámetros externos sobre los que en la vida real no tenemos control y nos devuelva un resultado que permita estar más preparados ante tal circunstancia.

Ese sería el metaverso ideal para los negocios, aunque lo más probable, y ya está ocurriendo, el metaverso se experimente a nivel personal, como entretenimiento y experimento social, antes que en el mundo de la empresa. Y en este punto es donde mi primera reflexión de éxito de estos entornos de forma masiva me genera dudas. Los grandes desarrollos tecnológicos, donde la convergencia digital es masiva, necesitan de mucha inversión (de tiempo, dinero y recursos) para que todo lo que he descrito antes funcione como se espera, y los entornos donde están todos esos recursos son los empresariales, industriales, gubernamentales o militares. Quizá todo vaya a otra velocidad y el mundo del videojuego, que en definitiva son los precursores y actuales creadores del metaverso, nos irán ofreciendo experiencias que el público querrá vivir con una piel virtual que les permita hacer todo aquello que no pueden o quieren hacer en el mundo físico real. Se pone interesante, ¿verdad?… y da miedito también, ¿no?

¿Sabíais que podéis comprar un trocito de tierra virtual en earth2  y venderla después?

La pandemia ha descubierto para muchos lo que es trabajar a distancia a través de videoconferencia, entornos colaborativos con herramientas digitales, con sus ventajas y sus inconvenientes. Y también ha acelerado los desarrollos de entornos colaborativos XR. ¿XR?, eXtended Reality, Realidad Extendida, o el concepto que se utiliza para agrupar en un mismo paraguas todas las tecnologías inmersivas, tales como la Realidad Virtual, Realidad Aumentada, Realidad Mixta. ¿Y en qué consiste este concepto de XR colaborativo? Pues son entornos que tienen parecidas funcionalidades a los entornos tipo Teams, Skype, Zoom, Webex, Hangouts… pero donde adoptamos otra forma de interacción con el resto de participantes, a través de un avatar, un personaje en 3D, personalizable, tal y como si se tratara de un video juego, que podremos manejar en primera persona o en tercera persona. El avatar, en casi todas las aplicaciones disponibles, es personalizable, llegando al caso de spatial, donde partiendo de una foto de tu cara el avatar se parecerá ti, en su forma virtual. Se puede disfrutar, en PC, Tablets y móviles, pero como mejor se experimenta y mas rendimiento se le saca es con gafas de realidad virtual como las Oculus rift, Quest, HTC vive, Index,… o de realidad mixta como las HoloLens, Nreal, Magic Leap

Y, ¿por qué es mejor con gafas o cascos XR? Porque se consigue estar más concentrado y enfocado en la tarea que nos hemos propuesto, al sumergirnos el un entorno con las ventajas de un entorno digital de herramientas de trabajo, y la sensación de un entorno de relación y colaboración más natural y parecido al que estamos acostumbrados los seres humanos.

Es todo un mundo de soluciones y tecnologías con Plataformas XR, WebXR, AR Cloud… si queréis saber más entrar en xrcollaboration.com

Si os interesa este tema podemos ir profundizando mas en él, e ir buscando casos de uso más específicos por sector o actividad. Smart City, Transporte, Automoción, Ingenierías, Educación, Militar, Turismo, Entretenimiento… mantener el en radar las publicaciones de Unreal Engine, Nvidia, Destination Earth (Articulo destination earth), spatial, Next Reality, The Verge … y muchos más.

Y, por último y muy relacionado con el metaverso y mundos virtuales, o ese universo paralelo que estamos construyendo y al que nos vincularemos de una forma u otra, os quería hablar de los METAHUMANOS. Es decir, los actores con aspecto humano hiperrealista, que vivirán en ese metaverso.

Suena muy a ciencia ficción, y desde luego no esta lejos de esa definición, pero como ya es una realidad, pues ha traspasado esa barrera y hoy ya tenemos una herramienta para crear humanos virtuales, de aspecto hiperrealista, donde partiendo de unas bases predefinidas de tipologías de humanos existentes, puedes ir mezclando hasta crear ese humano virtual que existirá en el metaverso. ¿Qué desayuna el Lito este? alguno se preguntará…

METAHUMANOS

Y ,¿por qué es relevante este avance tecnológico? Porque resuelve varias de las grandes barreras de creación del metaverso acelerando su disponibilidad.

La primera es el hiperrealismo, que se consigue por tres grandes hitos. Render en Tiempo Real, aspecto casi real de los personajes y en nivel de complejidad de animación que da VIDA a los mismos, aumentando la sensación de realismo.

El ser humano se cree lo que ve con sus propios ojos, y si ese entorno virtual es lo mas parecido a la realidad, entonces estamos mas cerca de poder simular situaciones donde las personas puedan aprender de forma más eficiente.

Se abre entonces un abanico de posibilidades juntando estas tendencias que deberíamos seguir con el radar con casos de uso reales o de laboratorio, y poder plantearnos cual afrontar dentro de nuestras organizaciones o como poder hacerlo mediante un programa de innovación abierta entre varios de nosotros.

¿Cómo lo veis? Sigamos con el radar puesto y el sonar activado. Hasta la próxima.