Juan Carlos Alcaide

Consultor especialista en experiencia de cliente*

Envejecer es la única forma conocida de vivir bien mucho tiempo. También se puede envejecer viviendo mal. Lo que no se conoce es un caso de alguien que haya sido feliz mucho tiempo sin envejecer.

Cambios en la demografía

La longevidad es un hecho histórico e incontrovertible, un logro de la humanidad en el que confluyen hechos dignos de celebración: es un triunfo de la ciencia y es un triunfo de la evolución humana (pensemos en la democratización de la alimentación, de la salud, de la higiene… ¡tan importante hoy!). Y también es un hecho feliz y jubiloso, en sí mismo, que presenta retos demográficos, por ende sociales, e increíbles oportunidades y retos empresariales. Pues el reto es vivir bien durante mucho tiempo.

Los datos hablan por sí solos, según las proyecciones demográficas de la ONU:

  • En 2050, habrá 2.000 millones de personas mayores. El 22% de los habitantes del planeta será mayor de 70 años en 2050.
  • Un millón de personas llegan cada mes a los 60 años, el 80% de ellas en los países en desarrollo.
  • En 2050, el porcentaje de personas mayores de edad aumentará del 8% al 21%, mientras que el de niños descenderá del 33% al 20%.

¿Y en España?

Cifras de la Silver Economy en España

 

En este contexto, conviene definir con mayor precisión el concepto Silver Economy, que es la actividad económica específica orientada a atender las necesidades y motivaciones de las personas mayores, las necesidades de sus familias consecuencia de cuidar a/de los mayores, y la transformación de la oferta de las empresas para, con una oferta segmentada, adaptarse al cambio demográfico, ajustando así su estrategia empresarial.

También es necesario enfatizar algunos conceptos, contestar algunas ideas preconcebidas, a veces: no existe un mercado sénior o silver. Existen personas mayores clusterizadas en grupos: en función de la renta, del estilo de vida, de sus hábitos de consumo y del tramo de edad en el que se encuentren. No es lo mismo un sénior de 60, que sus padres de 87, pongamos por caso.

Me gusta diferenciar, precisamente, por tramos de la vida. Me gusta hablar de los cuatro cuartos: juventud, madurez, sénior, y adulto mayor. Piénsese que la esperanza de vida está en (datos de 2019, últimos publicados por el INE):

  • Hombre: 80,86 años.
  • Mujeres: 86,22 años.
  • Ambos sexos: 83,58 años.

Nótese que en Canarias es algo menor la esperanza de vida, estando en 82,79 años, en comparación con otras comunidades autónomas. Por ello, en Canarias, la inquietud por el tema Silver está propiciando un debate incremental y los agentes económicos están empezando a ver el impacto de la evolución demográfica y sus retos y oportunidades.

Sectores de mayor influencia

Los principales sectores en los que hay poner el foco son:

  • El sector turístico. Canarias es una economía que depende fuertemente del turismo. Cuando pase la COVID, habrá un repunte… ¡Dios lo quiera!; mas no volverá a ser como solía: quizá estemos en un retroceso del sol y playa, quizá veamos que algunas empresas del tejido empresarial no sobrevivieron. Así, la Silver Economy, ofrece salidas:
  1. Turismo de larga estancia para sénior europeos.
  2. Turismo de teletrabajo para sénior europeos aún activos.
  3. Sénior cohousing, como vía para reconvertir instalaciones hoteleras para una nueva realidad, con estancias permanentes de personas mayores, de Canarias, de Península, ¡de todo el mundo!

El sector del turismo y el ocio ofrecerá envejecimiento activo. Las ofertas de productos y servicios centradas en dar vida a los años tendrán gran éxito. Toda oferta que implique socialización será más atractiva, y más tras la pandemia actual. Estamos, todos, más necesitados de compañía que nunca.

También habrá que pensar en la accesibilidad para personas que pierden capacidades, ofrecer sillas de ruedas, considerar todo lo relativo a personas semi-dependientes y dependientes que vendrán a disfrutar de otra forma de nuestras islas.

  • Las ciudades adaptadas y sénior friendly. Hay que trabajar para ofrecer comodidades y facilidades para los sénior y éstas deben estar orientadas a la inter-generacionalidad, deben ser accesibles de verdad, “caminables”, contar con tecnologías que ayudan a los mayores y a sus cuidadores (semáforos o ascensores, detectores de caídas… ¡y un largo etcétera!), con un aprovechamiento integral, con zonas verdes y servicios de apoyo, con una asistencia sanitaria bien coordinada (entre hostelería, en su caso, residencias, si procede, ayuntamientos, atención primaria, hospitales, etc), con prestación de cuidados en el hogar y en la comunidad y con la disponibilidad de atención domiciliaria, comidas a domicilio y guarderías para adultos.
  • El sector tecnológico. Este sector ofrece oportunidades para el emprendimiento con el objetivo de mejorar la vida de los mayores ganando dinero. Teleasistencia, telemedicina, gadgets de todo tipo (desde pastilleros hasta audífonos), apps orientadas al cuidado, etc. En la tecnología, la denominada age tech ofrece oportunidades de empleo, de emprendimiento y de colaboración inter-empresarial en Canarias.

Si combinamos tecnología con turismo, hay muchísimas oportunidades para el emprendedor canario: ofrecer realidad virtual, aumentada y mixta para hacer excursiones virtuales, apps y soportes virtuales multi-dioma para las excursiones, plataformas basadas en inteligencia artificial para hacer match y encontrar amigos afines para mayores que vienen a vivir largos periodos a las islas. ¡Hay un sinfín de posibilidades de emprender!

«La Silver Economy presenta enormes retos y oportunidades para la sociedad canaria; en la digitalización, especialmente, pero también en la adecuación de la oferta a una sociedad, felizmente, más longeva y exigente».

  • El sector banca-seguros se reconvertirá: se desarrollarán nuevos productos financieros orientados a la planificación de la jubilación, la licuación patrimonial (para complementar pensiones) y habrá seguros de vida más sofisticados, así como seguros de dependencia que estarán por llegar. Avanzamos hacia una vida laboralmente no activa de alrededor de 30 años. Como ejemplo, Santander ha lanzado el Servicio Senior por 9 euros al mes para personas mayores de 65 años. Vivienda inversa y nuda propiedad son productos que han venido para quedarse. La planificación es cada día más importante. Vivir más tiempo implica planificar cómo envejecer.
  • El sector de la moda textil y los complementos evolucionarán hacia a un público sénior, que gasta mayor cantidad de dinero en compras que los venerados millenials (que por desgracia… ¡no tienen dinero para consumir!). Los y las modelos en publicidad también son de edades más avanzadas.
  • El sector beauty y el antiageing. Canarias debe pensar que hay una tendencia interesantísima: detener y/o revertir los signos externos del envejecimiento es objetivo de muchas personas. Considerar el envejecimiento como una enfermedad y tratarlo para revertirlo, con terapias de todo tipo, será un enorme negocio.

La oferta de productos y servicios enfocados a ello triunfará. En las islas canarias se pueden enfocar emprendimientos para combinar turismo de salud con esta tendencia.

De hecho, ya hay marcas de cosméticos que dirigen su publicidad y sus productos hacia los sellennials. Revertir el envejecimiento por dentro, la llamada juventud, atraerá la atención de los fondos de inversión y del capital.

  • El sector retail, de distribución y el e-commerce se orientará cada vez más al sénior con opciones híbridas entre fisicidad y venta online. La pyme canaria debería enfocar sus ventas pensando en Península y pensando en ¡todo el mundo! Vender nuestros productos autóctonos en todo el orbe, a los sénior que pueden pagarlos, es una realidad ya.
  • El sector manufacturero evolucionará, tanto en la fabricación de productos (purés, cremas, alimentos funcionales, en alimentación, por ejemplo), como en sus envases, que serán más usables y amigables. Como dato, más de un 50% de los consumidores con edades comprendidas entre los sesenta y los setenta años encuentran dificultades a la hora de manipular los envases alimenticios. En Canarias, debemos pensar en adaptar la oferta alimentaria y vender, como decía más arriba, nuestros productos, quizá empezando por los más selectos, fuera, vía e-commerce. Productos para sénior desde Canarias.
  • El automóvil y el rent a car: la movilidad también se prepara para un público que ve alargadas en el tiempo sus capacidades pero que, a la vez, necesita de comodidades específicas. Pronto veremos coches autónomos y cien por cien eléctricos, pero hasta que eso llegue, pensemos en adaptar la oferta de movilidad a personas que, a veces, usarán sillas de ruedas.
  • El sector de los cuidados gerontológicos vivirá una revolución. Se necesitará personal formado, sin duda, en el sector de los cuidados. Las residencias geriátricas, los cuidados domiciliarios y la aparición de nuevos enfoques residenciales, como el sénior cohousing, auguran una gran transformación del sector. Y hay oportunidades en la formación de cuidadores y en el ofrecimiento de servicios de cuidados con garantías para nuestra población canaria, pero también para los peninsulares y/o extranjeros de visita de mayor o menor duración.
  • Contenidos y cultura: turistas o no, el sénior dispone de más tiempo libre y le gusta aprovecharlo con actividades culturales y de ocio, que reflejen sus valores y estilo vital.

No cabe duda: la Silver Economy presenta enormes retos y oportunidades para la sociedad canaria; en la digitalización, especialmente, pero también en la adecuación de la oferta a una sociedad, felizmente, más longeva y exigente.

En este artículo también te mostramos La capacitación continua y la competitividad en las empresas.


(*) Juan Carlos Alcaide es consultor especialista en experiencia de cliente, director de MdS Marketing y socio y accionista de Don´t go, empresa especializada en retención de clientes. Autor de Fidelización de Clientes (ESIC, 2015) y Coautor de Customer Experience. Las claves de la experiencia de cliente en la era digital cognitiva (ESIC, 2019)